ImageImageImageImageImageImageImageImageImageImage

Mas Dinero, Mejor Vida | 29 September, 2020

Scroll to top

Top

Niños: La respuesta es y será siempre NO - Mas Dinero, Mejor Vida

Niñeos: La respuesta es y será siempre NO

No consienta demasiado, el balance y las reglas claras son la clave para que nuestros hijos sepan lo que es aceptable en nuestros hogares. Cada hogar es diferente, cada persona es diferente pero todos necesitamos tener en claro cuáles son las reglas familiares.

Por más cansado e irritado esté con cada berrinche de sus hijos, haga caso omiso, si sus hijos obtienen lo que desean después de un berrinche, estará acostumbrando a sus hijos a lograr las cosas suplicando o llorando, entonces debe hacer lo correcto y decirles que en este momento no es posible hacer u obtener lo que están pidiendo. Luego pueden conversar y ver opciones similares o realizar esa actividad en otro momento cuando haya más tiempo.
El decir no a los berrinches de sus hijos por más que hay otras personas mirando, no lo hace un mal padre, todo lo contrario, le está enseñando a sus hijos a tener más control y saber que no pueden obtener todo lo que quieren sólo porque lo piden.
Una regla que apliqué cuando mis hijos pedían algo en público o delante de otros padres mientras conversábamos fue: ´No importa lo que me pidan, la respuesta es y será siempre NO´
Hace ocho años que adopté esta regla. Les explicaré cómo y por qué tuve que adoptar esta regla.
Así como lo hacían mis hijos, muchos niños aprovechan que hay otras personas presentes para presionar a la madre, padre u otro familiar de comprar algún juguete, cuento, o cualquier objeto que vendan en la calle o supermercados entonces nos sentimos comprometidos a adquirirlo ya que cómo vamos a decirles que no, qué vergüenza! Y además, me querían comprometer para pijamadas, o que me lleve al niño a jugar a la casa o que mis hijos vayan con sus amigos a su casa en ese momento. Entonces ante tan constante situación decidí aplicar esta regla. ´Cada vez que me preguntes cualquier cosa, permiso para jugar con tus amigos, ir a fiestas, que te compre un juguete, que lo invite a un amigo a la casa, cualquier cosa que pregunten como para presionar que hay otro padre presente, la respuesta siempre será NO.
¿Funcionó?
De maravilla, cada vez que a mi hijo lo veía con la intención de presionar para ir a jugar con sus amigos o que ellos vengan a casa, les decía, de manera muy calmada, ´¿recuerdas la nueva regla acerca de preguntarme por permisos delante de otros? Piensa bien lo que vas a preguntar porque ya sabes la respuesta. Si deseas puedes preguntarme en la casa y vemos qué días son factibles para poder realizar estas actividades o jugar con tus amigos y así lo hacíamos. Esa fue la manera en que encontré y apliqué lo que siempre predigo, el balance. Con este balance todos nos sentimos mejor, se disminuye el stress en las actividades cotidianas y todos la pasamos mejor, hemos aprendido a coordinar entre nosotros y ver maneras de realizar ciertas actividades sin las típicas complicaciones de querer abarcar más de lo humanamente posible. ¿Fue fácil? Por supuesto que no, al principio había que recordarles constantemente pero luego de las primeras veces, creo que quedó bastante claro cómo funciona esta regla.
Sin embargo, cuando estamos en casa y desean realizar alguna actividad o adquirir algún objeto, ellos saben que yo siempre busco la manera de realizarlo (en caso sea factible), pero ellos saben que Mamá siempre hace lo mejor que puede, y si en ese momento digo ’no se puede, pero déjenme ver cómo hacemos para incluirlo en estos días’, ellos saben que cuando llegue a casa deben recordarme para chequear nuestro calendario y programarlo, y si en ese momento sí puedo y por ejemplo tengo 30 minutos para ir al parque, entonces vamos y nos divertimos un rato.

Y, por supuesto, ya se acostumbraron a no pedir permisos delante de otros pero de vez en cuando, les hago un recordatorio, y si veo que van a hacerlo, les digo ‘¿te acuerdas de la regla acerca de cualquier cosa que pidas delante de otros? la respuesta es No’ y ellos me dicen, ‘sí mamá, me había olvidado, entonces hablamos en la casa’ y se quedan tranquilos porque saben que cuando llegamos a casa lo conversaremos y veremos qué opciones tenemos para realizarlo.

Y también saben que el tema de comprar juguetes cada vez que vamos al supermercado o a la tienda no es posible, sólo en ocasiones especiales, ellos pueden ir a mirar la sección de juguetes en el supermercado y ver todas las novedades pero no se lo pueden llevar porque no se puede comprar juguetes todo el tiempo. Y cómo disfrutan mirar y ver qué nuevos juguetes hay en el mercado. ¿Se sienten mal por no tener todo lo que quieren en ese momento? No, yo los veo muy felices y tranquilos al salir del supermercado conversando acerca de los nuevos juguetes.
La clave del éxito en este caso es la constancia, no decir ‘sí’ algunas veces y ‘no’ otras, es ser constante en nuestras reglas.
Han pasado varios años y han funcionado con mis dos hijos por más que uno ya es adolescente y el otro tiene 10 años, funciona con ambos porque ya saben cómo funcionan las cosas en casa, como ellos dicen, tenemos pocas reglas pero son bien claras.
Y si desean comprar algún juguete, deben usar su dinero, ellos tienen asignados un monto de propinas mensual, es pequeño y es de acuerdo a la edad, pero cuando lo acumulan por 3 ó 4 meses, ya es suficiente para comprarse algo que desean. Y así se acostumbran a guardar su dinero y comprar sólo de vez en cuando y lo que realmente les interesa.
Si desean tener más información acerca de cómo nuestros niños pueden mejorar la administración de su dinero, lea los artículos ‘Los hijos y el ahorro’ y ‘Los niños y el Dinero’.