ImageImageImageImageImageImageImageImageImageImage

Mas Dinero, Mejor Vida | 16 July, 2019

Scroll to top

Top

Los niños y el dinero - Mas Dinero, Mejor Vida

Los niños y el dinero.

Cuántas veces nos ha pasado que cuando salimos de casa nuestros hijos nos piden que les compremos el dulce, el cono de helado, el juguete que venden en la calle o cualquier cosa que vean por más pequeño que sea.  

Muchas veces para que nos dejen tranquilos accedemos a adquirir ese objeto, dulce, juguete pero de ahí aparece otra persona vendiendo otra cosa y también lo quieren y así nos podemos pasar la tarde atendiendo pedidos de nuestros hijos sin siquiera haber llegado a nuestro destino.

Y si suma cada moneda que gasta aquí y allá se dará cuenta que gastó mucho más de lo que pensó.

Así como a usted le pasa a mí también me pasó.  ¿Cuál fue mi solución para que dejen de pedir todo y finalmente poder ir tranquila al supermercado o simplemente al parque a caminar?

Empecé a asignarles un monto de propina mensual acorde a  la edad de cada uno de mis hijos. Al mayor le asigné un monto de 10 dólares mensuales y al menor de 5 dólares, conforme fue pasando los años la asignación ha sido mayor y proporcional a su edad.

¿Dejaron de pedirme que le compre cosas o dulces? Por supuesto.

Durante los siguientes meses al inicio de esta asignación de propina, cada vez que me preguntaban si podían comprarles algo, yo les preguntaba: ¿Han traído su billetera?

Y les recordaba que ese dinero era asignado a ellos justamente para que no me estén pidiendo nada cuando saliéramos y ellos respondían: No, pero la siguiente vez lo traeremos, ¿ok Mamá?

Y cuando traían sus billeteras aprendieron a contar su dinero y ver que podían comprarse con el dinero que tenían.

¿Qué más  aprendieron?

A ahorrar, muchas veces querían algo costoso pero sabían que no tenían lo suficiente y sabían que tenían que esperar para acumular más dinero y adquirir lo que deseaban y otras veces cuando tenían el dinero analizaban si de verdad valía la pena gastar todo su dinero en algo que lo iban a usar unos pocos días.

Ya no eran compradores compulsivos, ahora analizaban si valía la pena o no adquirir ese objeto.

Otra cosa importante que aprendieron fue a valorar el dinero, ya han pasado varios años desde que empezamos con esto de las propinas y ya saben que hay un porcentaje de dinero que siempre tienen que mantener, no se pueden gastar todo en un solo día.

Y mis días con ellos acompañándome a tiendas o supermercados son tranquilos.

Usted también puede ayudar a sus hijos no sólo a ahorrar, sino también a enseñarles el valor del dinero y finalmente salir de casa tranquilo.