Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Mas Dinero, Mejor Vida | 15 December, 2017

Scroll to top

Top

¿Cuándo usar un presupuesto? - Mas Dinero, Mejor Vida

ahorros

¿Cuándo usar un presupuesto?

Hay muchas maneras de generar ahorros, una de ellas es reducir los gastos y otra es aumentando sus ingresos.

Pero además de esto, existen otras formas de lograrlo, mediante el uso del PRESUPUESTO. Todo se puede presupuestar inclusive los ahorros.

¿Cuándo usar un presupuesto?

Un presupuesto puede ser usado en buenas o malas épocas financieras.

No tiene que esperar a estar con problemas financieros para definir su presupuesto y crear sus metas.

Muchas personas piensan en sus finanzas cuando están en necesidad de dinero o inmersos en deudas.

No saben cómo obtener más dinero para cubrir sus deficiencias monetarias y piensan que ahora definiendo un presupuesto se terminarán sus preocupaciones económicas.

Acá le pregunto, ¿piensa que el presupuesto se manejará solo y verá sus deudas reducirse mágicamente?

Pues no, para que un presupuesto funcione debe actualizarse y darle seguimiento constante, por ejemplo de manera semanal, mensual, trimestral, semestral o anual.

 

Asimismo, debe definir metas realistas, y además estar involucrado totalmente con sus finanzas.

Cabe resaltar que los presupuestos fallan porque carecen de sentido de propósito, por eso debe tener motivos concretos, metas que quiera alcanzar en cada una de las etapas de su vida, al corto, mediano y largo plazo.

Para realizar esto, cada meta debe tener un plan y un plazo en el cual debe ser ejecutado. Así como, cada tarea que realice debe tener un objetivo específico.

Luego de establecer estos, tome la decisión de seguir y lograr cada una de sus metas.

Un motivo real o una meta a mediano plazo podría ser, por ejemplo, el jubilarse manteniendo su mismo estilo de vida actual. Otro podría ser lograr tener propiedades como una casa o un departamento (apartamento), el cual pueda brindarle una renta mensual por el resto de su vida.


Por consiguiente, cada una de los motivos reales o metas tendrán un propósito específico suficientemente fuerte como para que piense en éste antes de realizar ese gasto de dinero, ya que el fin inicial de ese dinero tiene un fin bastante fuerte en su vida.

Nuevamente, le recomiendo, sea realista al definir sus metas, si normalmente gasta $100 en comida cada semana, no reduzca esto más de lo debido, algo razonable podría ser reducir un 20% en la primera semana, si piensa que lo puede reducir un poco más, trate de hacerlo progresivamente y conforme vaya avanzando en el tiempo podrá ajustar éste de acuerdo a su realidad.

Lo mismo aplica para los otros rubros de gastos como vestimenta, transporte (gasolina, taxi, transporte, vivienda, recreación), etc.

Asimismo, le recomiendo no reducir mucho su presupuesto al inicio, empiece por reducir sus gastos en un porcentaje no mayor del 20%, de esta manera el cambio en su estilo de vida no será tan drástico y posiblemente lo ayude a cumplir sus metas y además esto lo ayudará a no abandonar su presupuesto.

Conforme vaya pasando el tiempo, puede ajustar nuevamente su presupuesto hasta llegar a un punto de equilibrio en el cual se sienta cómodo con su nuevo estilo de vida, y pueda cumplir con la realización de sus metas.

Recuerde que el presupuesto funcionará si se ajusta no sólo a sus finanzas sino también a su estilo de vida y personalidad.

Hay muchas personas que manejan su dinero de manera efectiva presupuestado sólo los gastos mayores como lo son los gastos básicos de vivienda, educación, plan de ahorros, plan de retiro o jubilación, alimentación, etc. y el resto del dinero lo gastan en ‘gustitos’. De esta manera les es más fácil vivir de acuerdo al presupuesto.

Otros prefieren vivir con dinero en efectivo, separan su dinero según las categorías de gastos y no usan crédito bajo ninguna circunstancia. De esta manera sienten que tendrá mayor control sobre su dinero, y esto les ayudará a no gastar dinero que no tienen disponible y seguir acumulando deuda.

Recuerde, comparar sus metas definidas en ese presupuesto conforme vaya pasando el tiempo.

Por ejemplo, cada semana compare o ajuste su presupuesto de acuerdo a los gastos que ha incurrido la semana anterior, y así vaya administrando éste de manera continua.

Así, usted estará más en contacto con su realidad económica y podrá empezar a obtener resultados financieros más concretos.

Conozca el detalle de sus gastos.

La única manera de saber si está gastando según lo presupuestado es detallando sus gastos, y ajustando sus gastos según su plan de gastos. Hay muchos motivos ajenos a nosotros que hacen que perdamos control de nuestro dinero, como lo podrían ser una enfermedad o la adquisición de un bien, si sucede esto, debe ajustar su presupuesto a su nuevo estilo de vida e ingresos.

Presupueste también sus deudas.

Si su prioridad es deshacerse de sus deudas lo antes posible, incluya un plan de pagos en su presupuesto, tanto a largo como al corto plazo, dependiendo de los montos de las deudas.

Si ha acumulado deudas por los últimos 10 años, no pretenda resolver esto en seis meses, haga un plan de pago realista y dé la prioridad debida a sus deudas.

La idea de definir un presupuesto no es cortarle todos los gastos de golpe, sino que viva una vida cómoda (sin gasto desmedido de dinero) y que se sienta a gusto con usted mismo.

Al final lo que se quiere lograr con un presupuesto es que encuentre ese equilibrio en la vida que le permita vivir sin mayores preocupaciones económicas y además le ayude a estar preparado para cualquier eventualidad, y como consecuencia de esto, pueda vivir la vida que merece.

Puede leer más acerca de esto en los artículos publicados, sólo seleccione el tema de interés (presupuesto, ahorro, crédito, deudas, gastos, inversiones, jubilación, migración, negocios y trabajo.